_74358362_tv020648385

Isaac Asimov nació en el corazón de la Unión Soviética, aunque murió con el corazón estadounidense. A lo largo de toda su vida se dedicó a la divulgación científica y a la escritura de ciencia ficción. Destacan entre sus contribuciones las Tres leyes de la robótica y entre sus obras destacan las del Ciclo de Trántor y Fundaciones.

Además de su obra y legado, era conocido por su afición a las soluciones creativas, que aplicó a su trabajo y proyectos durante su carrera profesional.

Recientemente el periódico ElPaís escribió un artículo en relación a este tema y hoy vamos a comentar un punto en concreto sobre ello.

El punto que nos interesa es el número 6, en el que reseñan que Asimov apostaba por el trabajo en equipo en lugares informales. De ahí la importancia de una buena sala de descanso, acondicionada, en el que los empleados de la empresa puedan conversar relajados, disfrutando de un café o un refresco.

En esas situaciones es donde surgen ideas y asociaciones que jamás se les hubiesen ocurrido a dichos miembros en una reunión formal en una ordenada sala de conferencias. La informalidad de la sala de descaso hace que todos los presentes digan sus ideas con soltura y sin pánico a quedar en ridículo ante un superior.

En un break puede aparecer la solución a un problema de su empresa. Según uno de los visionarios del siglo XX, la ausencia de una sala de descanso sea algo que haya que analizar más de lo previsto.

[Total: 3   Promedio: 5/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados