2

Las entrevistas de trabajo no son una ciencia. Un mismo candidato ante los mismos entrevistadores y vistiendo el mismo atuendo puede ser contratado o descartado depende del día, de si los responsables de Recursos Humanos se han levantado animados, de si el que opta al puesto está despejado esa mañana etc.

Sin embargo, hay una serie de trucos que sí que nos pueden sacar de más de un apuro. Y es que hay ciertas preguntas que se repiten y una de ellas es la relativa a las debilidades. ¿Cuáles son tus puntos fuertes y cuáles son tus debilidades? Todos sabemos alardear de aquellas cosas en las que somos buenos y destacamos, sin embargo, decir aquello en los que pinchamos puede traernos problemas. Por ello te ayudamos con 3 debilidades confesables en la entrevista de trabajo. La regla fundamental es que aunque todavía estén presentes en tu día a día, has tomado ya cartas en el asunto y estás corrigiéndolas.

  • No avanzaba: cuando hablas de proyectos admites que no avanzabas y eras poco eficaz. Es algo similar a reconocer que eres perfeccionista sin decirlo porque da a entender que trabajabas en algún proyecto en concreto hasta que le sacabas todo el jugo posible. Sin embargo, ahora ya eres más seguro en ti mismo y efectivo.
  • Desorganizado: todavía tengo que terminar de acoplar un método precariedad-condiciones-laborales-jovenes-espanolesque apliqué a mi forma de trabajar hace unos meses. Seguro que el responsable de Recursos Humanos se interesa por tu nuevo método. Es necesario tener claro cuál es ese método y cómo lo estás aplicando, si no esta respuesta afectará muy negativamente a tus opciones para conseguir el puesto.
  • Entregaba los proyectos justo antes de la fecha límite: Lo que transmites es que se te echaba el tiempo encima, cuando ahora eres mucho más previsor y por lo tanto consigues terminar el trabajo con anterioridad, lo que se traduce en un mayor número de horas libres para dedicar a otras tareas de la empresa.

Por último, cuando digas la debilidad deberás tener en cuenta que tiene que ser más o menos la que más se asemeje a tu forma de trabajar, si no, transmitirás inseguridad al responsable de Recursos Humanos y no se lo creerá. Ellos son un polígrafo preparado para pillar a los candidatos que no van con la verdad por delante. Así que mucho cuidado con las falsas historias y las mentiras piadosas.

untitled-1

[Total: 44   Promedio: 3.5/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados