419a410675d6dc0bd852661b0a2b5057_XL

La relación entre el jefe y el empleado siempre es especial: para bien o para mal, se tienen que tratar adecuadamente el uno al otro porque hay intereses mutuos: el salario por un lado y el trabajo bien hecho por otro.

Pero, como en todas las situaciones y relaciones de la vida, hay momentos de discusión y de lucha. Confrontaciones que pueden terminar con ese idilio. Para evitar al máximo esos momentos de discrepancia, todos utilizan pequeñas mentirijillas. Una retahíla de mentiras piadosas o tergiversaciones que les permiten llevar a buen puerto su relación contractual. Te contamos algunas de las más habituales.

Mentiras habituales de empleado a superior:

Yo lo deje así: muy habitual en el sector de la informática, frecuentemente un trabajador joroba la configuración por pulsar la tecla que no debe. Lo negará tajantemente para evitar problemas.

Estoy muy implicado: es una frase coletilla que se va dirigida a un jefe que no parece estar muy contento con los objetivos alcanzados.

Eso no lo llevo yo: problemón en el departamento, pero aunque ese papel pasara por nuestras manos escurriremos el bulto todo lo que podamos.

He pasado una noche fatal: te pillan totalmente desconectado en una reunión. La excusa de que te has pasado toda la noche en el WC nunca falla.

Este sábado me es imposible: tengo un compromiso: solicitan algún voluntario para estar en la feria el próximo fin de semana. Antes irás a arreglarle el jardín a la suegra si es necesario.

Mentiras habituales de superior a empleadoempleado-hacha

Es una cosa sencilla que no te llevará mucho rato: aunque lo esté pidiendo media hora antes del fin de la jornada y sepa que hay para más de una hora de trabajo, es una buena manera de cargar la moral del trabajador.

Podrías dar más de sí: es posible que el trabajador esté realmente implicado, pero siempre se le puede sacar aún más trabajo, así que, ¿por qué no tensar la cuerda un poco más?

Creo que es bueno que aprendas a hacer esto: una determinada tarea, que por latosa, no le apetece hacer al jefe, la delegará e intentará motivar al trabajador sobre la utilidad de saber hacer esa actividad. Suelen ser bases de datos en Excel.

Justo estoy con eso ahora: las vacaciones… justo estaba con ese asunto ahora, dame unos minutos y te doy una respuesta. A todos nos ha pasado.

Trabaja duro y al año que viene revisaremos tu salario: esas promesas se las suele llevar el viento. Es mejor fijar un objetivo y una vez alcanzado, el aumento de sueldo tendrá algo sobre lo que sostenerse, ¿no creéis?

[Total: 13   Promedio: 3.8/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados