3858791

A muchos de vosotros hoy os ha tocado trabajar. Y lo cierto es que llegar al trabajo un viernes después del día de año nuevo te hace entrar por la puerta de la empresa con la mente puesta en el fin de semana. Los días sueltos son un fastidio.

Pero es que el caprichoso calendario laboral de este año nos hizo lo mismo la semana pasada y nos pone otro día suelto el lunes, ya que el día de Reyes (festivo), cae en martes.

A continuación os dejamos una serie de recomendaciones para evitar que la poca productividad sea la protagonista en esos días sueltos.

  • Trabajos cortos y fáciles de dividir: no es un día para embarcarse en proyectos o informes de largo contenido. Decántate por adelantar trabajo atrasado como pueden ser actualizar bases de datos, contabilizar facturas o meter fichas de clientes. Básicamente algo que puedas dejar a mitad al final de la jornada sin perder días sueltos.
  • Reorganiza los archivos: los archivos, tanto en carpetas de ordenador como físicos, se desordenan con el día a día. Dedícate a dejarlos a punto para que todo vuelva a tener un orden lógico, al menos durante las próximas semanas.
  • Por último, no te tomes el día como un suplicio, sino como una jornada que comienza como un lunes pero que termina como un viernes. Ese sencillo mensaje te hará ver el día de trabajo desde un punto de vista muy optimista.

Suerte, y a por el luernes!

[Total: 14   Promedio: 3.9/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados