bombilla

La correcta iluminación es, junto con el silencio, uno de los factores que más afectan de manera positiva al empleado en su puesto de trabajo. La falta de luz, al igual que los ruidos perniciosos es un despacho insonorizado de forma deficiente, desemboca en un bajón en la productividad y en el rendimiento laboral.

El estrés está también muy relacionado con la ausencia de luz y por ello las empresas dedican parte de sus esfuerzos a conseguir que el trabajador trabaje en un ambiente correctamente iluminado.

  1. La iluminación natural es la mejor de todas a la hora de trabajar y las grandes cristaleras mejoran el ánimo de los empleados. Si una empresa cree que en sus oficinas hay poca luz natural y tiene capacidad económica para hacer reformas o cambiar de ubicación, debería intentar aplicar ese cambio porque contribuiría a un notable aumento en la productividad.
  1. Los oficinistas pasan muchas horas frente al ordenador y por ello sería interesante seguir una serie de pautas para que sea lo más confortable posible. En primer lugar, el ordenador nunca debería estar de espaldas o de frente a una ventana. También hay que tener en cuentas los reflejos, que pueden llegar a ser muy molestos y que se solución con un leve movimiento de la pantalla.
  1. En lo relativo a la pantalla, el brillo y el contraste son dos opciones que no siempre están en la posición idónea, además, dependen de cada persona y de su vista.
  1. Las bombillas de bajo consumo no son mejores para los trabajadores pero la energía que ahorran sí que se traduce en consecuencias positivas para el entorno.
  1. Por último, es muy importante evitar que las superficies reflectantes estén presentes en los entornos de trabajo ya que fatigan mucho la visión.

Esperamos que estos consejos os hayan sido útiles y a partir de ahora trabajéis en un despacho sin molestias originadas por la iluminación.

 

[Total:30    Promedio:3.3/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!