khalil-rafati rzqvttlo

Hoy en el blog de Ebocame vamos a hablar de grandeza. La vida se nos plantea como una partida de cartas, pero no siempre somos capaz de jugar nuestras bazas de la mejor manera a la primera. Quizás en la adolescencia, cuando todavía nos falta madurar, un desamor mal llevado, la muerte de un familiar cercano o una pésima relación con los padres no abocan a las malas influencias y a las drogas. Quizás la muerte de su madre por sobredosis fue lo que afectó a Khalil Rafati, que al comienzo de la treintena era un heroinómano que vivía en la indigencia, sin techo ni comida asegurada cada día.

Lo primero que tuvo que hacer Khalil fue dejar la heroína, que no debe de ser nada sencillo, y en aquella misma clínica de desintoxicación que le salvó la vida decidió comenzar a hacer zumos naturales, fuente de vitaminas, para ayudar a fortalecer las defensas de los otros internados.

Después de salir de la clínica y viendo el potencial de sus jugos, pidió un préstamo al banco para lanzar su negocio. Hace falta mucho valor para hacer algo así, especialmente después de haber superado la adicción a la heroína. Así es como nació SunLife Organics, una cadena de establecimientos de jugos naturales, que ya cuenta con 6 locales en la ciudad de Los Ángeles.

Ahora Khalil tiene ya 46 años y a pesar de que la empresa abrió su primer establecimiento físico en 2011, ya se ha convertido en una firma de culto en la ciudad californiana. Sin duda estamos ante una historia de superación que nos debe recordar que siempre hay tiempo para una segunda oportunidad y que nunca es tarde para cumplir nuestros sueños. El sueño de Khalil era ayudar a otras personas que estaban en su situación; ahora sus zumos son además, una de las bebidas más cool de Malibu.

img_3846

[Total:1    Promedio:4/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados